Frustración lleva a los golpes a jugadores de Boca Juniors

Una mala noche para el cuadro Xeineze en la Avellaneda terminó generando una fuerte pelea entre Darío Benedetto y Carlos Zambrano, en la que los elementos de seguridad del estadio debieron intervenir.

En la primera mitad del encuentro entre Boca Juniors y Rancing, el delantero provocó la furia de Carlos Zambrano al recriminar la manera en que su equipo defendía las jugadas a balón parado.

“Si nosotros estamos mirando la pelota cuando tiran los centros, nos van a hacer el gol, boludo. Tomen marcas”, fueron las palabras del ‘Pipa’ que fueron captadas por la transmisión argentina del partido.

Este reclamo no fue del agrado de los defensores xeinezes, quienes respondieron con un lenguaje poco moderado a las quejas del delantero argentino.

Sin embargo, no todo se quedó en el terreno de juego. En el camino a los vestidores, Zambrano encaró a Darío Benedetto, lo cual provocó que el atacante reaccionara de forma agresiva y le propinara un golpe en el rostro.

Al percatarse de lo ocurrido, los jugadores de ‘La mitad más uno’ corrieron para mitigar la trifulca. Ambos jugadores regresaron al complemento con marcas visibles en la cara propias de la confrontación y se retiraron del estadio sin hacer declaraciones a los medios.

Al concluir el partido, el club sostuvo una reunión en donde Benedetto pidió disculpas a Zambrano teniendo a Juan Román Riquelme, vicepresidente del xeineze, como testigo.

Horas más tarde la directiva emitió un comunicado informando que tantonel Pipa como el defensor peruano serán suspendidos por dos partidos.

Dejar un comentario